Migrantes venezolanos en Bogotá – Mejor saber

Menú Migrantes venezolanos en Bogotá

Qué es la movilidad humana o migración

Para la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), la migración es definida como “el movimiento de una persona o grupo de personas de una unidad geográfica hacia otra, a través de una frontera administrativa o política (un país, un departamento), con la intención de establecerse de manera indefinida o temporal en un lugar distinto a su lugar de origen.”

Hay diferentes tipos de migración:

  • Migración forzada, donde se observa la coacción, incluyendo la amenaza a la vida y la
    subsistencia, bien sea por causas naturales o humanas (por ejemplo, movimientos de refugiados o personas desplazadas por desastres naturales).
  • Migración voluntaria, cuando la persona se moviliza por voluntad propia, sin presiones externas (por ejemplo, desplazamiento por motivos de estudio o trabajo).
  • Migración temporal, que implica una movilidad por un tiempo específico.
  • Migración definitiva, que denota asentamiento definitivo en el lugar de destino.
  • Migración regular o documentada, cuando la persona ingresa legalmente a un país y permanece en él, de acuerdo con el criterio de admisión de ese país (por ejemplo, cuando los venezolanos hacen uso de su Tarjeta de Movilidad Fronteriza, que les permite ingresar, transitar y permanecer hasta por 7 días en las zonas de frontera colombianas).
  • Migración irregular, cuando la persona ingresa ilegalmente (por ejemplo, sin presentar su documentación en los puestos fronterizos) o se ha vencido su visado y permanece en el país receptor o de tránsito.

La migración se ha convertido en una megatendencia del siglo XXI y es uno de los temas políticos, económicos, sociales y humanitarios, más importantes en las agendas nacionales, regionales e internacionales de los países. De acuerdo con la OIM, una de cada siete personas en el mundo es un migrante.

La protección de los derechos de todos los migrantes y la migración ordenada segura, regular y
responsable es una meta de las organizaciones internacionales que trabajan en este tema y permite aprovechar los beneficios de la migración, que puede contribuir significativamente, al desarrollo de los migrantes y sus comunidades de acogida.

Sin embargo, fenómenos de movilidad humana como el que se presenta actualmente desde
Venezuela, conllevan múltiples riegos de vulneración de los derechos humanos de los migrantes y un reto importante para los países receptores.

 

La migración desde Venezuela, un fenómeno de migración forzada

Acontecimientos políticos, socioeconómicos y de derechos humanos en Venezuela han llevado a más de 3 millones de personas a salir de ese país, en una crisis migratoria transnacional, de críticas repercusiones para la región. En 2018, el promedio de personas que abandonó cada día Venezuela fue de 5.500 y seguirá creciendo.

En la actualidad, la migración es una necesidad para la mayoría de los venezolanos que salen de su país y ha sido catalogada por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) como un fenómeno de migración forzada.

De acuerdo con el Informe sobre Movilidad Humana Venezolana, algunas de las razones por las cuales emigran los venezolanos y los colombianos que han retornado, son: inseguridad (72,3%), desesperación por lo que sucede en el país (70,8%), hambre (63,1%), altos niveles de estrés en el día a día (62,9%), incertidumbre por no saber qué va a pasar (58,8%), falta de medicina para tratamiento médico (56,3%), nuevas y mejores oportunidades de trabajo (82%), ayuda económica para un familiar (70%), no ver futuro próspero en Venezuela (58%), no tener dinero para pagar el alquiler (44,9%), no poder mantener su calidad de vida (39,4%).

 

A dónde van los migrantes venezolanos

El 90% de los venezolanos han sido acogidos por países suramericanos, que han mantenido hasta ahora, sus fronteras abiertas. Los migrantes y refugiados se encuentran distribuidos principalmente, en Colombia, Perú, Ecuador, Brasil, Argentina, Chile, Uruguay, Paraguay, Costa Rica, Panamá y México.

Colombia es el país con mayor número de migrantes y refugiados venezolanos, con 1´100.000 personas (Reporte de Situación enero / febrero 2019. Plataforma Regional de Coordinación Interagencial -­‐ RV4).

De acuerdo con el informe Migración desde Venezuela a Colombia. Impactos y Estrategias de Respuesta en el Corto y Mediano Plazo, elaborado por el Banco Mundial a solicitud del Gobierno de Colombia, 460.000 migrantes en Colombia son niños y niñas. El número de retornados colombianos, a septiembre de 2018, era de 300.000. Unos 468.428 venezolanos estarían con un estatus migratorio regular en el país. Otros 361.399 estarían en proceso de regularizar su estadía y otros 105.766 tendrían un estatus de irregularidad. En los primeros 9 meses de 2018 unos 724.036 venezolanos habrían hecho tránsito por Colombia hacia otro país y un promedio de 45.000 personas usarían diariamente sus Tarjetas de Movilidad Fronteriza (TMF), para cruzar la frontera y adquirir medicamentos, acceder a servicios de educación o salud y a realizar compras, retornando a sus hogares en Venezuela.

El mismo documento afirma que La migración desde Venezuela hacia Colombia se ha concentrado principalmente en las zonas fronterizas (Norte de Santander, Arauca y La Guajira) y en Bogotá y la Costa Atlántica. Bogotá es la ciudad con mayor número de migrantes y refugiados venezolanos (238.758 a septiembre de 2018, según el Ministerio de Relaciones Exteriores).

Nota: las cifras sobre la migración venezolana están variando continuamente. Organizaciones como la OIM, ACNUR, la Plataforma R4V y el Ministerio de Relaciones Exteriores de Colombia, producen informes periódicos, que consignan estas estadísticas.

 

Los mismos derechos, vengas de donde vengas

De acuerdo con el artículo 13 de la Declaración Universal de Derechos Humanos toda persona tiene derecho a salir de cualquier país, incluso del propio, y a regresar a su país. Además, las personas migrantes tienen los mismos derechos y libertades fundamentales que todas las demás personas, independientemente del lugar en que se encuentren y de su situación en materia de inmigración.

Sin embargo, como ya dijimos, migraciones como las que se presentan actualmente desde Venezuela conllevan múltiples riegos de vulneración de los derechos humanos de los migrantes. Por ejemplo, los venezolanos en Colombia tienen dos veces mayor probabilidad de estar desempleados y cerca de la mitad viven en condiciones de pobreza. La población venezolana, particularmente los migrantes irregulares, está casi en su totalidad fuera del sistema de salud. El
nivel de inasistencia escolar de niños y jóvenes migrantes es cerca del 40% (Migración desde Venezuela a Colombia. Impactos y Estrategias de Respuesta en el Corto y Mediano Plazo).

Adicionalmente, la población venezolana enfrenta riegos como la xenofobia, la discriminación, la trata de personas, el tráfico ilícito de migrantes, la violencia de género y la explotación, especialmente de los migrantes indígenas y afrodescendientes, mujeres, niños y adolescentes no acompañados y migrantes LGBTI.

 

Xenofobia:
Sentimiento de odio, hostilidad, recelo y rechazo hacia los extranjeros.
Ejemplo: insultar a una persona en el Transmilenio por el solo hecho de ser venezolana.

 

Discriminación:
En la actualidad se reconoce que las personas son diversas – pueden tener diferente nacionalidad, raza, posición económica, edad – pero tienen los mismos derechos. Cuando a una persona se la trata de manera desigual, se le imponen restricciones u obstáculos para acceder a las oportunidades o servicios, se le niegan beneficios o se le desconoce que tiene los mismos derechos que las otras personas, hay discriminación.
Ejemplo: no prestarle atención de emergencia en salud a una persona por el hecho de ser venezolana.

 

Estereotipos:
Son conceptos conocidos, compartidos y arraigados en la cultura, que describen de forma rápida, concisa, rígida y distorsionada, a un determinado grupo social y a sus integrantes. Los estereotipos asumen que todas las personas pertenecientes a un determinado grupo o categoría reúnen las mismas características, ya sean positivas o negativas. A partir de esa descripción rígida, tendemos a hacer valoraciones de las personas, incluso sin conocerlas.
Ejemplo: decir que todos los venezolanos en Colombia son delincuentes.

 

Violencia basada en género:
Todo acto intencional, único o repetitivo, que tiene el propósito de dominar, controlar, agredir o lastimar a la mujer.
Ejemplo: presionar a una mujer venezolana para tener relaciones sexuales a cambio de ayuda.

 

Trata de personas:
Es la compraventa de personas. Los tratantes engañan a mujeres, hombres y niños y los someten diariamente a situaciones de explotación. Si bien la forma más conocida de trata de personas es la explotación sexual, cientos de miles de víctimas también son objeto de trata con fines de trabajo forzoso, servidumbre doméstica, mendicidad infantil o extracción de órganos.
Ejemplo: someter a una mujer venezolana a trabajar en una casa, sin salario ni prestaciones sociales, aprovechando que no tiene cómo subsistir.

 

Tráfico de migrantes:
Ha sido definido como la facilitación de la entrada ilegal de una persona en un Estado del cual no es nacional o residente permanente, con el fin de obtener un beneficio económico. Las víctimas de trata y tráfico, a merced de las redes criminales internacionales, se encuentran en una situación de gran vulnerabilidad y expuestas a todo tipo de vejámenes y maltratos.
Ejemplo: facilitar el paso ilegal de venezolanos por las trochas fronterizas, con riesgos para su integridad, su salud y su seguridad, a cambio de sumas exorbitantes.

Imprimir