¿Cuáles son los derechos sexuales y los derechos reproductivos?

Los derechos sexuales comprenden la capacidad de mujeres y hombres de expresar y disfrutar de forma autónoma y responsable de su sexualidad, sin riesgo de enfermedades transmitidas sexualmente, embarazos no deseados, coerción, violencia y discriminación.

Por su parte los derechos reproductivos permiten a las personas tomar decisiones libres y sin discriminaciones sobre la posibilidad de procrear, de regular la fecundidad y de disponer de la información y medios para ello teniendo en cuenta la Política Pública para las Familias 2011-2025 en donde se reconoce la decisión libre de procrear como parte del proyecto de vida. También implica el derecho de tener acceso a servicios de salud reproductiva que garanticen una maternidad segura, la prevención de embarazos no deseados y la prevención y tratamiento de dolencias del aparato reproductor como el cáncer de útero, mamas y próstata. [1]  Se reconoce la particular importancia del papel de la mujer en los derechos reproductivos en la decisión de procrear o abstenerse dado que esta incide directamente en su cuerpo y proyecto de vida. (Corte Constitucional T-732/2009).

Estos son:

  • Derecho a la libertad Sexual: Abarca la posibilidad de los individuos de expresar su potencial sexual. Sin embargo, esto excluye todas las formas de coerción sexual, explotación y abuso en cualquier tiempo y situaciones de la vida.
  • Derecho a la Autonomía Sexual, Integridad Sexual y Seguridad de Cuerpo Sexual: Involucra la habilidad de tomar decisiones autónomas sobre la vida sexual de uno dentro de un contexto de la propia ética personal y social. También incluye el control y el placer de nuestros cuerpos libres de tortura, mutilación y violencia de cualquier tipo.
  • Derecho a la privacidad Sexual: involucra el derecho a tomar decisiones individuales y conductas sobre la intimidad siempre que ellas no interfieran en los derechos sexuales de los otros.
  • Derecho a la Equidad Sexual: Se refiere a la oposición a todas las formas de discriminación, independientemente del sexo, género, orientación sexual, edad, raza, clase social, religión o invalidez física o emocional.
  • Derecho al Placer Sexual: El placer sexual incluyendo el autoerotismo, es una fuente de bienestar físico, psicológico, intelectual y espiritual.
  • Derecho a la Expresión Sexual Emocional: La expresión sexual es más que el placer erótico en los actos sexuales. Cada individuo tiene derecho a expresar su sexualidad a través de la comunicación, el contacto, la expresión emocional y el amor.
  • Derecho a la libre Asociación Sexual: Significa la posibilidad de casarse o no, de divorciarse y de establecer otro tipo de asociaciones sexuales.
  • Derecho a hacer opciones reproductivas, libres y responsables: Esto abarca el derecho a decidir sobre tener niños o no, el número, el tiempo entre cada uno, y el derecho al acceso a los métodos de regulación de la fertilidad.
  • Derecho de información basada en el conocimiento científico: La información debe ser generada a través de un proceso científico y ético difundido en formas apropiadas para todos los niveles sociales.
  • Derecho a la Educación Sexual Comprensiva: Este es un proceso que dura toda la vida, desde el nacimiento y debería involucrar a todas las instituciones sociales.
  • Derecho al cuidado de la Salud Sexual: El cuidado de la salud sexual debe estar disponible para la prevención y el tratamiento de todos los problemas, preocupaciones y desórdenes sexuales.

[1] El país ha definido un grupo de ocho (8) derechos reproductivos que se pueden consultar en http://bit.ly/2fCrCfK (Defensoría et all, 2007).

Imprimir